domingo, 15 de febrero de 2009

Unos, de cacería; otros, se echan al monte… y yo estuve en ARCO



Herederos del más puro franquismo sociológico, el ministro de justicia y el súper juez estrella de la audiencia nacional “coinciden” en una montería organizada por políticos de la derecha; mientras éstos últimos, a golpe de dossier se degüellan unos a otros.

En tanto, los primeros velan armas esperando a que las presas queden sin resuello; éstas a modo de Fuenteovejuna, todos a una, se retratan en bloque arropando al líder de la manada pero teniendo mucho cuidado de no darse ninguno la espalda (no vaya a ser que se lleve la dentellada del de al lado).

Por otro lado el presidente y su desgobierno de la crisis, en su afán por socializar la pobreza y evitar un levantamiento de los parados forzosos, reduce hasta la asfixia los presupuestos en ciencia y tecnología (que no los de defensa), deja en el paro a excelentes investigadores y con lo que se ha ahorrado a los mismos científicos que echa les paga el paro… ¡es la economía, estúpido!

Ante este panorama de estulticia nacional, me doy una vuelta por ARCO (la feria de arte contemporáneo), invitado por un muy buen amigo, en busca de aires frescos.

¿Qué me encuentro?: desechos de almacén de los principales galeristas ávidos por vender, materiales basura y muy poca imaginación.

Lo único que me suscitó cierta agitación mental fue esta obra en la que un ave gigantesca esconde la cabeza en la copa del circo futbolero… ¡no puede ser más representativo de nuestra sociedad española aborregada!

¿Cuándo comenzaremos a pensar por nosotros mismos y a ACTUAR?

3 comentarios:

Marcos Ortega dijo...

aissss, opio del publo amigo mío, opio dle pueblo...
A la gente le prece mal que un alcalde se compre tres coches (porque es cierto que está mal) de ultimo modelo, pero a nadie le sobrecoge los contratos mutimillonarios de los futbolistas...

Eduardo López-Collazo dijo...

Pan y Circo diría yo y me sumo al comentario de Marcos Ortega. Opino lo mismo que tú Felipe, en ARCO nada me mereció la pena. Ya verás la foto que escogí para mi blog :-). Ed

Eulàlia B. P. dijo...

La escopeta nacional berlanguiana en versión socialista, es como para ver y no creer.
¿Borregos, Felipe?, si, al más puro estilo de "El ángel exterminador".
¿Nos estamos quedando solos? No soy muy optimista respecto a lo de actuar, pero siempre quedan gentes como tú, rayitos de lucidez.
Abrazos.
Labelia