miércoles, 24 de diciembre de 2008

Retorno al origen pagano de la navidad: celebremos el solsticio de invierno.

¿Son las celebraciones navideñas una tradición cristiana o un invento creado siglos después y basado en antiguos rituales de otras culturas?

Durante mucho tiempo, la fiesta cristiana por antonomasia, casi la única, fue la Pascua (de tradición judía), que duraba 40 días. La Navidad empezó a tomar forma en el calendario cristiano a partir del siglo IV. En concreto, la Ascensión y la Natividad comenzaron a celebrarse en Roma hacia el año 330 d. C. En un principio, la Navidad y la Epifanía eran una misma fiesta; sólo a finales del siglo IV y comienzos del V se separaron. Occidente celebraba la Navidad y Oriente, la Epifanía.

¿Por qué el 25 de diciembre?

La fecha del nacimiento de Jesús no se conoce con exactitud, los datos existentes son contradictorios. Un viejo mito oriental dice que Mitra, dios protector del orden cósmico y de la justicia humana, que garantizaba los tratados de paz, salió de su roca un 25 de diciembre para arrancar a los hombres de las garras del mal; y añade que unos pastores asistieron a su nacimiento. Más tarde, bajo la influencia de Babilonia, este mismo dios aparece como enviado del Sol con la misión de crear la vida en la Tierra.
La tradición cristiana incorporó la fecha del 25 de diciembre para alejar a los fieles de las celebraciones del “Natalis Solis Invicti’’ en un periodo en el que el culto al Sol estaba muy en boga. La Iglesia sitúo así el nacimiento de Jesús en el momento del renacimiento del Sol, a fin de que el "Nacimiento del Invicto" pagano cobrara su sentido pleno al significar el “Nacimiento del único Invicto, Jesús”

¡Celebremos Natalis Solis Invicti y que sus rayos nos reconforten a tod@s!

1 comentario:

Marcos Ortega dijo...

y así con todas las fiestas religiosas...