lunes, 29 de diciembre de 2008

La familia de moral católica, esa gran hipocresía.



Este domingo paseaban por mi calle en dirección a Colón, señoras endomingadas con pieles y laca ozónica, señores de Barbour y algún que otro bigotito recortado, niños repeinados con jersey de pico. Todos, con cara de santa devoción, se dirigían al encuentro de las familias católicas convocadas por sus obispos.

Ellas, estudiaron en las hijas de maría a ser bondadosas amas de casa. Ellos, en los agustinos (o en el pilar) aprendieron a ser un cabeza de familia con carácter y mano dura que llevara a la prole por el buen camino.

Con el tiempo, la hija se quedó embarazada por no utilizar preservativos (su confesor le decía que era pecado); como el novio no era un chico de respeto de toda la vida, la llevaron a abortar a Londres para que no se enteraran en su círculo social. Al final la casaron con un chico de fortuna con cierta anestesia sexual.

El hijo menor, tras escarceos de todo tipo, encontró su lado oscuro y se casó con su mejor amigo.

La madre harta de sufrir bofetadas hasta que la muerte los separe, pidió el divorcio. El marido de respeto, católico ferviente, se lo negó mientras descorchaba noches en los prostíbulos.

La abuela paterna (maldiciendo no haber hecho testamento vital) suplicaba al señor que la acogiera en su seno, mientras en la UVI padecía dolores infernales en su enfermedad terminal. Su hijo, firme en su fe, la compadecía diciéndole que dios lo había querido así y se negaba a desenchufarla.

Este bonito cuento de familia católica modélica agonizó en 1975 y descansa en paz desde 1978.
¡Qué afán, los de hábito negro, por resucitarla e imponerla!
Contra el involucionismo teocrático: libertad.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Cada vez me cuesta más dirigirme a Madrid... :-((

Bueno, esperemos que la ola BORBOteante marea católica desaparezca sin dejar (mucho) rastro...


Bon Any Nou!
Pablo

Felipe dijo...

Venid a Madrid, no nos dejéis solos con estos... ¡a ver si los desenquistamos de una vez!

Gracias Pablo, ¡Feliz Año!.

Marcos Ortega dijo...

madre mia, cuando lo vi por la tele no podía creerlo. Ellos piden libertad pero no dejan liertad a otros modelos de familia, que verguenza...

jencinar dijo...

por otra parte, vaya modelo "tradicional" el de la sagrada familia:
- una adolescente que se casa con un señor mayor, probablemente en un matrimonio acordado por una casamentera, como se hacía en la época
- nada de sexo, cero, rien
- hijo único (en un tiempo de familias numerosas)
- viviendo en casa hasta los 30

es fuerte que los presenten como modelo de familia...

Felipe dijo...

Ja,ja,ja muy bueno Jesús, fina ironía la tuya.

Eduardo López-Collazo dijo...

Ya te lo dije en mi blog... menos mal que no estaba en la ciudad cuando las palabras de ese gran conocedor de la familia, el sexo... sobrevolaban Madrid. Ed

Anónimo dijo...

la familia de moral catolica tiene como principal componente el Amor, siendo asi, el cuento que publicaste desborda hipocresia, pero no es una familia catolica, mas alla de que en apariencia se llamen asi mismos asi.