miércoles, 18 de marzo de 2009

benedicto pastorea al rebaño



Me gustaría saber qué se le pasa por la cabeza a alguien que todas las mañanas varios oficiantes le lavan, visten de oro y púrpura y camina sobre zapatillas de prada. No es un comediante, es alguien que se cree iluminado por una autoridad divina para pastorear a sus fieles (y a los que no lo son) por el buen camino, camino diseñado para atender a sus propios intereses.

Una mañana el iluminado sale de paseo por África y dice: “el sida no se puede superar con la distribución de preservativos que, al contrario, aumentan los problemas”. Y añade: “la única vía eficaz para luchar contra la epidemia es una renovación espiritual y humana de la sexualidad”, unida a un “comportamiento humano moral y correcto” y destinada a “sufrir con los sufrientes”. Vamos que su dios nos ha castigado por nuestro comportamiento pecaminoso; sin embargo, ¿qué se cuece debajo de sus sotanas?: abusos a menores, violaciones, relaciones incestuosas, abortos tapiados en los conventos… la vida de estos pastores son un claro ejemplo a seguir.

Otra, visitando a sus ovejas femeninas (coincidiendo con el día de la mujer trabajadora), recomienda a las mujeres “que sepan obedecer a sus pastores, que los apoyen y estimulen con sus sugerencias”; esta vocación de apoyo y entrega “es el regalo de una maternidad que se hace una con la oblación religiosa, cuyo modelo es maría”. Este es su modelo machista de mujer: mujer-ayuda, mujer-paridora, sojuzgada y sometida.

Y para acabar su guardia pretoriana en España, inicia una campaña mediático-demagógica para llevar a la cárcel a las mujeres que se ven en la necesidad de abortar. Ahora se convierten en los adalides de la defensa de la vida del no-nato cuando han sido los que más han pisoteado los derechos humanos, masacrado y asesinado a seres humanos en toda su historia.

Estamos ante una nueva cruzada dogmatizadora a capa y espada, ¡que no se equivoquen!: no tod@s somos ovejas, les vamos a enseñar los colmillos.

19 comentarios:

Felipe dijo...

El Gobierno francés ha expresado su "gran inquietud" por el mensaje del Papa Benedicto XVI contra el uso del preservativo y, sobre todo, por las consecuencias que pueda tener en la lucha contra el sida.

Para el Ejecutivo de Nicolás Sarkozy, mensajes de este tipo "ponen en peligro las políticas de salud pública", según ha declarado un portavoz del ministerio francés de Exteriores.

Felipe dijo...

La Asociación Alemana de Ayuda contra el Sida (DAH) ha acusado al Papa Benedicto XVI de "pecar contra toda la Humanidad" por sus palabras contra el condón. "En vista del dolor multitudinario que causa el SIDA en África, el rechazo categórico a los condones por parte del Vaticano es un acto de cinismo y de desprecio a la Humanidad", ha señalado la DAH.

Felipe dijo...

L´Osservatore Romano, diario oficial de Vaticano, publica un artículo de Giulia Galeotti en el que se afirma, con el visto bueno de las autoridades religiosas, que la lavadora, “ese humilde electrodoméstico”, ha contribuido más a la liberación de la mujer que la píldora anticonceptiva. ¿Qué fue lo que más colaboró a su emancipación en el siglo XX? Pueden darse muchas respuestas. El Vaticano aporta la suya: la lavadora. Además, gracias a los modelos cada vez “más estables, livianos y eficaces” tuvimos “la imagen de la súper mujer en el hogar, sonriente, maquillada y radiante” concluye la periodista.

Felipe dijo...

GERARDO RIVAS
18/03/2009
http://www.elplural.com/

¿Puede ser bautizado un embrión?

Quisiera hacer un par de objeciones a la campaña de la Conferencia Episcopal contra la reforma de la ley del aborto. La primera es de índole técnico-publicitaria y tiene por destinataria a la persona encargada del casting. El embrión escogido para exhibir en la valla publicitaria no es verosímil ni creíble. Para ser un niño no nacido, como prefieren denominarlo los obispos, se le ve excesivamente maduro. Mira a la cámara con demasiada fijeza, sonríe con reflexiva complicidad y hasta parece gatear con inusitada decisión.
Este profesional de la publicidad debería haberse informado previamente de qué es un embrión y no darnos gato por liebre. ¿Se le hubiese ocurrido representar a Dios como una oreja en el interior de un círculo, cuando todos sabemos que es un ojo abierto dentro de un triángulo? Seguro que no. Así que, presumo la existencia de alguna inconfesable segunda intención en la elección de la figura del no nacido...

La segunda objeción es de naturaleza teológica. No es que yo sea ducho en materia tan sublime, pero creo que mi reparo está fundamentado con lógica en la propia ortodoxia de la Iglesia. Su doctrina establece que, a causa del pecado original, nacemos privados de vida sobrenatural y que sólo el bautismo nos hace hijos de Dios porque, según el plan de amor del Señor, este sacramento es condición imprescindible para la salvación del alma.

Asimismo, la Iglesia dispone con toda claridad la forma en la que el bautizo ha de realizarse para tener validez. Se ha de derramar agua sobre la cabeza del cristianado mientras se dicen las siguientes palabras: “Yo te bautizo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”

Entonces, cabe preguntarse ¿Si el ritual del bautismo no puede realizarse con el embrión por evidentes razones de imposibilidad física y este sacramento es indispensable para ser hijo de Dios, en qué situación quedaría aquél si no llegase a nacer? ¿Qué sería del embrión no bautizado que siendo un ser humano con todas sus consecuencias, como sostiene la Iglesia, no tendría ni tan siquiera la oportunidad de poder acceder a la salvación de su alma? ¿Quién sería en este caso la criatura desprotegida. El embrión o el lince? ¿El hecho de ser desde el momento mismo de su concepción una persona y, sin embargo, no poder ser hijo de Dios ni alcanzar su visión beatífica, no sería más lacerante y cruel que ser un lince que no necesita ser bautizado para cumplir con el papel que le tiene reservado el Creador?

¿Por qué la Conferencia Episcopal no explica y da solución a estas lógicas deducciones derivadas de sus complicadas creencias y rituales que son las que realmente desazonan a los verdaderos católicos, antes de entrar en una batalla perdida de antemano contra los infieles parlamentarios que terminarán aprobando la reforma de la ley? ¿Recuerdan los obispos españoles la lucha que en su día entablaron contra la ley del divorcio y los precarios resultados que obtuvieron?

Aunque sólo fuese por motivos de eficacia, que reserven sus energías -y también sus recursos o ¿los de todos?- para convencer a sus propios seguidores de sus extemporáneas y surrealistas teorías. Por suerte para ellos, siempre tendrán una clientela debidamente entregada a la que adoctrinar desde sus púlpitos. Pero que no intenten poner puertas al campo del avance social. Tan sólo lo consiguieron cuando eran sus capataces y podían fortificarlo con las murallas de la ignorancia y el sometimiento. Y esos tiempos, por fortuna, ya son historia pasada.

Gerardo Rivas Rico es Licenciado en Ciencias Económicas

Felipe dijo...

JORDI GARCÍA-SOLER
18/03/2009
http://www.elplural.com/



Vuelven los obispos trabucaires

La potente campaña publicitaria puesta en marcha por la Conferencia Episcopal Española contra la reforma de la ley del aborto vuelve a poner en cuestión las relaciones entre la Iglesia católica y el Estado en España. Transcurridos ya más de treinta años desde la aprobación de una Constitución que establece la no confesionalidad del Estado, la jerarquía católica española sigue empeñada en la añoranza de aquellos viejos tiempos en que, merced a la imposición a sangre y fuego del nacional-catolicismo por parte de la dictadura franquista, la entera legislación de España se regía por los principios católicos –por cierto, sin que en su supuesta defensa a machamartillo del derecho a la vida se opusieran jamás a la pena de muerte, que aquella católica dictadura aplicó reiteradamente hasta muy pocas semanas antes de la desaparición de aquel “Caudillo de España por la gracia de Dios” que era recibido siempre bajo palio en todas las catedrales e iglesias de España.
A los obispos españoles se les ha vuelto a ir escandalosamente la mano en esta nueva campaña publicitaria que, en el peor estilo de la agitación y propaganda típicas de cualquier régimen totalitario, recurren a la demagogia y la falsedad para intentar deslegitimar una modificación de la vigente ley de interrupción voluntaria del embarazo para que la ley del aborto española sea similar a la de la gran mayoría de los países europeos. Una ley de aborto basada en la libertad de la mujer para abortar en unos plazos determinados, basada en el consenso científico y que sólo establece excepciones en casos de riesgo para la vida de la gestante o de riesgo grave de malformaciones congénitas del feto.

¿Qué tiene esto que ver con la imagen de un niño de cerca de un año de edad que nos pide que “protejamos su vida”, al lado de un cachorro de lince ibérico presentado como “protegido”? ¿Quién pretende matar a niños ya nacidos, o incluso a punto de nacer? Contagiados por el estilo de demagogia populista de su cadena de emisoras radiofónicas, los obispos españoles parecen querer emular a aquellos curas trabucaires de otros tiempos, empeñados siempre en imponer sus ideas, creencias y códigos de conducta al resto de los españoles con la fuerza de las armas.

El despropósito publicitario de los jerarcas católicos españoles se descalifica por sí sólo y únicamente logrará convencer a quienes siguen creyendo en la fe del carbonero. Pero haría muy bien el Gobierno del presidente Rodríguez Zapatero en tomar nota de este nuevo despropósito episcopal para exigir la derogación inmediata del actual régimen de relaciones del Estado con la Iglesia católica, en especial en materia de financiación. Somos amplia mayoría los ciudadanos de este país que no estamos dispuestos a seguir sufragando con nuestros impuestos campañas publicitarias demagógicas, al servicio del fundamentalismo integrista de unos obispos trabucaires, cada vez más equiparables a los ayatolás y talibanes.

Jordi García-Soler es periodista y analista político

Felipe dijo...

El cartel de la demagogia

*SERGIO CEBRIÁN
18/03/09

La Conferencia Episcopal Española ha puesto en marcha una campaña publicitaria, con la distribución de más de 8000 carteles como el mostrado a continuación, para poner de manifiesto la carencia de la defensa de la vida, poniendo énfasis en un mayor proteccionismo de la flora y fauna que el de la propia vida humana en forma de bebé. Aún no sabemos de dónde ha salido la financiación de esta campaña, pero lo más importante es el fondo, la protección de la vida, en contra del aborto.
Noticias relacionadasLa Iglesia compara a los niños con las especies en peligro de extinción El PP avala a los obispos mientras carga contra el Gobierno por la reforma del aborto La Iglesia se sitúa una vez más como la gran defensora del derecho a la vida del ser humano, como si la izquierda estuviera en contra de este derecho. La campaña hace hincapié en el aborto, pidiendo una mayor protección del posible futuro ser humano. Es un tema complicado, pues es una tragedia y lo pasan muy mal aquellas mujeres que han tenido y tendrán que recurrir a esta interrupción involuntaria del embarazo. Por lo tanto, comprensión y no demonización.



Viabilidad del feto
Entrando de lleno en la ley del aborto, está claro que lo primero que deberemos de considerar y consensuar es cuando se considera el feto como un ser humano de pleno derecho, es decir, cuando el feto es un ser viable y, por lo tanto, debemos de preservar su derecho a la vida por delante de cualquier otro derecho. Estamos ante una cuestión científica en la que no hay consenso, pero parece más que comprensible que se considere al feto como ser humano de pleno derecho cuando éste sea viable, es decir, cuanto tenga un grado de desarrollo suficiente.

14ª semana
A pesar del desacuerdo científico sobre esta cuestión, parece claro que, según algunos científicos, es alrededor de la semana 14 de embarazo cuando la formación de los precursores proteicos en el feto hace que su viabilidad sea una realidad. Por lo tanto, lo principal es llegar a un acuerdo científico lo suficientemente consensuado para establecer cuando el individuo tiene pleno derecho como ser humano en sociedad. A partir de aquí, se podrán establecer los plazos adecuados que contempla la ley de interrupción voluntaria del embarazo.

Tragedia y fallo educativo
Partiendo del supuesto de que la mayoría de las personas de este país apostamos por la defensa de la vida como derecho supremo del ser humano, que vemos los embarazos no deseados como una tragedia y gran fallo del sistema educativo (también los padres intervienen directamente en la educación de los hijos), que vemos el aborto como un fracaso y que a la vez entendemos y apoyamos supuestos especiales en los que la mujer tiene plena capacidad de decisión, supuestos contemplados por la ley, no veo el sentido de esta campaña de la Iglesia propuesta de una forma tan demagógica.

El currículum de la Iglesia
La Iglesia ha sido durante siglos el principal ente represivo en nuestro país, llevando a la hoguera a cualquier científico e intelectual que pusiera en cuestión los fundamentos eclesiásticos y del pensamiento en la época de la Santa Inquisición. La misma Iglesia que ha estado al servicio del poder durante tantos siglos y que ha participado en tantas guerras en nombre de Dios. La misma iglesia que ha estado durante 40 años acompañando a un dictador llamado Francisco Franco. La misma iglesia que redactaba la lista de rojos indeseables que deberían morir en manos de un pelotón de fusilamiento. La misma iglesia que no aceptaba que otros seres humanos tuvieran otra forma de pensar. La misma iglesia que pedía la última confesión a los presos republicanos al otro lado de la tapia del cementerio dónde se encontrarían precipitadamente con su muerte. La misma iglesia que ha pisoteado los derechos humanos una y mil veces a lo largo de su historia. La misma iglesia manipuladora y ansiosa de poder que sigue manteniendo estructuras arcaicas y costumbres del siglo pasado. Esta misma iglesia, se erige defensora de la vida, bueno, mejor dicho, de la vida siempre y cuando no cuestione su estado de poder. Vaya una contradicción.



Atentados contra la vida
Pero se olvidan del derecho a la vida después del nacimiento, pues bien que se mantuvo al margen en la guerra de Irak o haciendo Santa una guerra civil posicionándose en contra de la democracia y a favor de una dictadura fascista, y eso sí que son atentados contra la vida.

Elogio
Me gustaría separar las creencias religiosas, todas respetables, del entramado formado alrededor suyo, y elogio a las personas que, dentro de la Iglesia, se dedican plenamente a los demás.

Seamos serios
Pero ya vale de hipocresía y demagogia. Demos cobertura a las mujeres que pueden acogerse a los supuestos de la interrupción voluntaria del embarazo, que no tengan que acudir a empresas privadas para practicar un aborto contemplado por la ley. Pongámonos de acuerdo en cuándo un ser humano es de pleno derecho en la sociedad. Pero que no venga la Iglesia erigiéndose defensora de la vida, cuando ha sido este ente el que más ha pisoteado el derecho a la vida a lo largo de su historia. ¿O es qué no nos acordamos de la Santa Inqusición? ¿De los obispos franquistas? ¿De las ejecuciones por orden de la iglesia durante el franquismo? Seamos serios.

Sergio Cebrián es administrador de www.xlaizquierda.com

Felipe dijo...

Linces contra obispos
Grupos de mujeres lanzan en Internet una campaña a favor de la reforma del aborto para contrarrestar la de la Iglesia
MÓNICA C. BELAZA - Madrid - 18/03/2009
EL PAIS

¿Quiénes son Las linces? "¡Las linces somos todos y todas!" Varios grupos de asociaciones de mujeres han creado una contracampaña cibernética para responder a la Conferencia Episcopal, que el lunes presentó sus anuncios en contra del aborto en los que sostienen que los cachorros de lince ibérico están más protegidos que los fetos y bebés. En la foto muestran un lince con un sello que garantiza su protección mientras un robusto bebé en cuclillas dice "¿Y yo? Protege mi vida".


En plena polémica sobre la reforma de la ley del aborto y frente a la intensa y costosa campaña que va a poner en marcha la Iglesia católica, el grupo Las linces pide el apoyo a su campaña a través de la Red. Están en http://laslinces.blogspot.com y han creado una dirección de correo electrónico, laslinces@gmail.com, para recibir los mensajes de adhesión. "Esta es una convocatoria para que hoy miércoles 18 de marzo, en nuestros blogs, perfiles de Facebook, Twitter, etcétera, nos sumemos y demos una respuesta contundente a los obispos. Ellos pueden pagar vallas publicitarias, pero nosotras y nosotros tenemos la Red", dicen.

Felipe dijo...

SIDA. CESIDA CONSIDERA DE "ENORME GRAVEDAD" LAS DECLARACIONES DEL PAPA EN CONTRA DEL PRESERVATIVO

SERVIMEDIA

MADRID, 18-MAR-2009

La Coordinadora Estatal de VIH/sida (Cesida) consideró hoy "de enorme gravedad" las declaraciones del Papa Benedicto XVI, quien afirmó que el sida "no se puede superar con la distribución de preservativos, que, al contrario, aumentan el problema".

Tras conocer estas declaraciones de Benedicto XVI, el presidente de Cesida, Santiago Pérez, se reafirmó en su mensaje de que "promover el uso del preservativo y fomentar la educación sexual no aumenta la promiscuidad, pero sí la responsabilidad por la propia salud y la de los demás".

En el inicio de su viaje apostólico por África, el Papa declaró que cree que sólo se podrá acabar con el sida mediante "una humanización de la sexualidad", es decir, con una renovación espiritual y humana, y no con el dinero ni a través de la distribución de preservativos que, incluso, "aumentan el problema".

Frente a este rechazo del Papa a los preservativos, Cesida recomienda la utilización del condón en las relaciones sexuales con penetración para evitar posibles infecciones de transmisión sexual, como el VIH, y embarazos no deseados.

El uso del preservativo en las relaciones sexuales es una fórmula más que ha demostrado ser útil y eficaz en la prevención del sida, por eso, concluye Pérez, "instamos al gobierno y a todas las personas a fomentar" su uso para prevenir la infección por el VIH.

LABELIA dijo...

Felipe, no hay comentario alguno cuando la lógica se impone, pasa que con estas declaraciones a "tutiplen" me recuerdan más a los feriantes los fanáticos a modo de "El fuego y la palabra" estos Elmer Gantry, los mesiánicos dedicidos no solamente en decidir sobre su culo sino sobre el culo de los demás, son esperpénticos. Y lo serían aún más si no fuese por tanto borrego funcional.
Abrazo solidario.
Labelia

Allek dijo...

pasaba a dejarte un abrazo.... cudiate mucho..

Anónimo dijo...

El señor Ratzinger o el hombre que condena los condones y persigue la alegría

“No he venido a hablar ni de política ni de economía. He venido aquí a hablar de espiritualidad”, aseguró Benedicto XVI nada más pisar tierra africana. “Primum vivere, deinde filosofare”, advertía Aristóteles. Primero, vivir, tener al menos el estómago lleno; luego filosofar. El Papa no parece partidario de la lúcida reflexión de Aristóteles, al fin y al cabo un filósofo pagano, debe de pensar, nacido más de trescientos años antes que Cristo.
En la África de la miseria, del hambre, de la ausencia de una red sanitaria y escolar mínima, donde malviven millones de seres humanos y donde millones de niños mueren sin llegar a la adolescencia; en la África donde la única esperanza de la inmensa mayoría de sus hombres y mujeres es huir como sea para encontrar –lo que es dificilísimo- un lugar al sol de la abundancia; en la África donde el sida arrasa y mata con facilidad a muchos de sus habitantes, el jefe máximo de la Iglesia católica dice que él no habla de política ni de economía, sino de espiritualidad. Y para empezar, su espiritualidad la mide prohibiendo, una vez más, el uso de condones, siquiera para frenar o recortar la pandemia del sida.

Obsesión rastrera
¡Qué obsesión tan infame, ciertamente rastrera, la de tantos clérigos, obispos, arzobispos, cardenales y, por supuesto, el Sumo Pontífice de la sotana blanca, en torno al sexo! ¡Qué vergüenza estar siempre dándole vueltas a la noria del sexo, condenándolo, a la defensiva, buscándole su supuesta maldad congénita! ¡Qué obscenidad priorizar en África lo que la cúpula católica entiende por espiritualidad y dejar de lado la política y la economía! Ésas son las dos palancas que debieran ser utilizadas en el continente africano para que la situación cambiara npara bien totalmente y África dejara de ser un infierno –ese infierno sí que existe-, y se convirtiera en un lugar para que florezca la vida y no para que emerja la tragedia de la muerte.


El inquisidor del siglo XX
Pero Benedicto XVI –antes llamado, cuando ejercía de inquisidor del siglo XX, Joseph Ratzinger- no sólo le preocupa de los africanos que se pongan condones. Por cierto, ¿cuántas veces, señor Ratzinger, Cristo condenó los condones u otras formas de evitar la procreación? También le inquieta que las misas católicas celebradas en África, así como otros oficios religiosos, estén impregnadas de restos de las antiguas religiones africanas y, por consiguiente, no sea “dignas”. Relevante cuestión, importantísimo problema. Al jefe del teocrático Estado Vaticano le molesta que las misas africanas tiendan a ser exuberantes. Dice el Pontífice: “Estas celebraciones son festivas y alegres, pero es esencial que la alegría demostrada no sea un obstáculo para entrar en diálogo y comunión con Dios”. ¿Pretende el señor Ratzinger ponerle, eso sí, condones a la alegría? ¿Cree el Papa que Dios sí rompe el diálogo con los africanos que, evocando su pasado religioso, se muestran alegres en demasía? ¿Le parece mal –todo lo que no controlan les parece a ustedes mal- que las viejas creencias africanas se mezclen con la liturgia de las misas traídas por los colonizadores? O sea, por los expoliadores de África, al margen, claro, de miles y miles de misioneros y misioneras beneméritos y entregados a hacer el bien a los africanos.


Mandamases de la carcunda
¡Menudo Dios se han inventado ustedes, los mandamases de la carcunda, los que están más pendientes de los condones que de salvar a la gente del sida, los que siguen anatemizando la homosexualidad, las células madres, la muerte digna o la eutanasia, el aborto reglado, el divorcio, sea o no exprés! En África dicen que no hablan de política, pero en sus púlpitos y sus copes no hacen otra cosa que hacer política, apoyando a la derecha y maldiciendo a la izquierda. Recuerdan sobre todo, a los escribas y a los fariseos, sepulcros blanqueados, que decían una cosa y hacían la contraria. Usted, señor Ratzinger, es el hombre que en nombre de Dios, se atreve a condenar los condones y a perseguir la alegría. He aquí su retrato. Estremecedor.


Enric Sopena es director de El Plural

Anónimo dijo...

Preservativos

El preservativo es el método más eficaz para prevenir el VIH/Sida, aunque Benedicto XVI lo niegue. Y es que el Papa, con ocasión del viaje que realiza a África, ha señalado, en un ejercicio de irresponsabilidad extrema, que el uso de preservativo “aumenta el problema” de la extensión de esta pandemia que asola el continente africano. Un continente donde quiero recordar que se encuentran las dos terceras partes de los 33 millones de personas que viven con el VIH en el mundo. Especialmente graves son las declaraciones del Papa cuando se dirigen a una población, como la de África subsahariana, que concentra el 67% de todos los casos mundiales y el 72% de los fallecimientos a causa de esta enfermedad. De auténtico peligro para la salud pública podemos calificar estas declaraciones, cuando van dirigidas a países donde la tasa de seroprevalencia a esta enfermedad supera el 60% de la población y el preservativo no es utilizado por el 90% de las personas que mantienen relaciones sexuales.

Condenar el preservativo es bendecir la extensión del Sida, y quien lo hace demuestra su falta de respeto por la vida humana. Porque condenar el preservativo en África es abocar a su población a una muerte segura, cuando sólo el 40% de la población afectada en este continente tiene acceso a antirretrovirales, porque no abogar por su uso, ante los dramáticos datos que conocemos, es imposibilitar el futuro de un continente que en 2007 contó con más del 90% de los fallecimientos de jóvenes menores de 15 años por causa del Sida en todo el planeta. Por eso debemos aplaudir la iniciativa del Gobierno de España de enviar un millón de preservativos a África.

Muchos habríamos deseado que el Papa hubiera centrado su mensaje en los verdaderos dilemas éticos y morales que se producen en un continente como el africano, tales como el hambre, la guerra, la corrupción, el machismo... y las dictaduras que impiden su desarrollo, o la práctica tan extendida de la mutilación genital femenina que provoca dolor, sufrimiento o muerte a miles de mujeres. En lugar de esto, Benedicto XVI ha tratado de tirar por tierra los esfuerzos sanitarios y preventivos que desde hace años realizan todos los organismos internacionales, gobiernos y ong´s en África. Las declaraciones de Benedicto XVI son verdaderamente lamentables y condenables.


Pedro Zerolo es concejal en el Ayuntamiento de Madrid y miembro de la Ejecutiva Federal del PSOE

Anónimo dijo...

Autogol de la Iglesia con su agresiva campaña

ELPLURAL.COM

La campaña de la Conferencia Episcopal en contra del aborto ha generado tanta controversia que casi podría decirse que se ha vuelto en su contra. El ya famoso cartel publicitario en el que se compara un cachorro de lince –por cierto, no ibérico, como habían dicho los obispos- con un niño sonriente y se pone en duda cuál de los dos está más protegido ha dado lugar a múltiples interpretaciones que están recorriendo la red. Páginas web, blogs y correos electrónicos están siendo los encargados de difundir las múltiples contracampañas.

Para ver los contra.anuncios seguir el link:

http://www.elplural.com/macrovida/detail.php?id=31817

Anónimo dijo...

El aborto, los linces y las especies desprotegidas

No hace falta “ser un lince” para percatarse de la doble moral que hay detrás de la nueva campaña de la Iglesia católica sobre la Ley de despenalización del aborto. Comparar a un cachorro de felino protegido con un bebé me parece una manera de manipular conciencias con unos postulados que son, del todo, falsos. Falsos además de hipócritas, si recordamos que emanan de aquellos que, en coalición con el franquismo, nunca se opusieron, durante cuarenta años, a la pena de muerte.
El poner en el cartel propagandístico a un niño de muchos meses de vida tergiversa seriamente la realidad, porque los abortos que se pretenden despenalizar son hasta un máximo de doce semanas de gestación, según pautas científicas consensuadas. Ninguna Ley del aborto pretende ni incita a nadie a abortar. Pretende despenalizar, de acuerdo a los derechos democráticos, un problema social que afecta a muchas mujeres que, legal o ilegalmente, se someten a esa terrible experiencia..

Es una aberrante inmoralidad pretender que las mujeres que pasan por el trance traumático de una interrupción del embarazo en las primeras semanas de gestación vayan, además, a la cárcel. Por otro lado, estas mujeres son, en su mayoría, adolescentes que toman la decisión de abortar llevadas por sus circunstancias y, muchas veces, ¡reconozcámoslo!, por el miedo y el sentimiento de culpa que el dogmatismo católico genera en la sociedad.

Me parece igualmente inmoral que la jerarquía católica saque “el hacha de guerra” aduciendo la desprotección de los niños, cuando cada día mueren de hambre en el mundo 16.000 niños, y no hacen (salvo apariencias) nada por evitarlo; y más si consideramos los millones de euros que reciben de las arcas públicas para supuesta ayuda social.

Inmoral es, igualmente, que la Iglesia condene el uso del preservativo y desapruebe la educación cívico-sexual en las escuelas, lo cual provoca, además de millones de muertes en el mundo por contagio de SIDA, muchos embarazos no deseados. Enorme contradicción el condenar lo que uno mismo, en gran medida, provoca.

Es una descabellada inmoralidad que la Iglesia católica excomulgue a los médicos que interrumpieron el embarazo de una niña brasileña de nueve años violada y cuya vida, por traer mellizos, corría gravísimo peligro. Aparentemente les importaba mucho la “vida” de un conjunto de células, pero la vida de una niña víctima de la más canallesca depravación no les importaba nada.

Por otra parte, utilizar al cachorro de un lince en su panfleto propagandístico me parece otra inmoralidad, si tenemos en cuenta el estado del planeta y de tantas especies que se han ido extinguiendo; especies que están realmente desprotegidas ante unos antinaturales postulados que imponen como centro de la creación a una supuesta “deidad”, y que no han respetado nunca la dignidad de la vida humana, ni la animal, ni la natural.

Me temo que la jerarquía católica se cree, muy erróneamente, poseedora del monopolio de los valores morales. La moralidad tiene que ver con la nobleza, con la libertad, con el amor real a todos los seres (salvo siniestras excepciones), con la tolerancia, la benevolencia, y con todo lo que suponga la interrelación respetuosa del hombre con el entorno natural, social y cultural; todo eso que a los obispos, a la vista de sus actuaciones, les queda muy lejos.

Coral Bravo es Doctora en Filología y miembro de Europa Laica

Anónimo dijo...

Ver desde fuera

Obispos incoherentes

En la historia de los bibliófilos españoles ocupa un lugar importante el extremeño Bartolomé José Gallardo. Fue bibliotecario de las Cortes de Cádiz y durante la reunión de las mismas publicó una obra, muy celebrada entre los liberales, titulada Diccionario crítico-burlesco, que no era sino una respuesta a otro publicado de manera anónima, si bien parece que la autoría se puede atribuir a algún diputado de tendencia absolutista.

El texto de Gallardo fue definido por Cánovas del Castillo en 1851 como “un folleto irreligioso y revolucionario, donde campea un deseo inconcebible de destruir todas las creencias, de acabar con todos los principios”. En realidad la obra del eminente bibliófilo está llena de ironía y no faltan las referencias anticlericales, dentro de la mejor tradición de la literatura de este tipo en España. Así, cuando define la voz “Cristianismo” afirma: “El cristianismo de muchos cristianos es en el día como el patriotismo de algunos patriotas, en quienes el ponderado amor a la patria, no es más que el puro amor a su conveniencia: esto ni más ni menos es el amor de la religión en ciertos cristianos taumaturgos. Bueno sería juntar estos cristianos con aquellos patriotas, y a las órdenes del diccionarista enviarlos todos al polo ártico con una propaganda; para que en aquellos helados desiertos desfogasen su ardiente celo”.


Las recientes declaraciones del Papa acerca del preservativo, casi coincidentes con el inicio de la campaña episcopal en España en relación con el proyecto de ley sobre regulación de la interrupción del embarazo, induce a pensar que el clero aún mantiene en su comportamiento parámetros idénticos a los de siglos pasados, de modo que plantean las cuestiones no de acuerdo con el interés general, sino en función de su conveniencia, en este caso la de tratar de imponer a la sociedad una norma que es la derivada de su propia y particular moral. Todos admitimos que en esta cuestión hay aspectos relacionados con las convicciones de cada uno que no se pueden ignorar, pero quienes se colocan frente a la norma legal, ciudadanos cuya opinión respetamos, siempre olvidan el problema social, real, de mujeres que a diario abortan en malas condiciones. Todo no se resuelve, como dicen algunos, con la castidad, con la monogamia o con la entrega en adopción de los niños.


Y por supuesto, no todo vale. No vale una campaña basada en la demagogia como la de los obispos españoles. Cuando veía al portavoz de la Conferencia episcopal presentar su campaña en la que pide para un niño la misma protección que para el lince, no pude evitar pensar si de verdad aquel señor estaba convencido de que con el apoyo del Estado español se procede a la eliminación física de seres humanos. Trataba de ponerme en su lugar y sacar algunas conclusiones. Entre otras, que la Iglesia a la que ese señor representa recibe una importante asignación económica del Estado, e imagino cómo deberán de sentirse cuando les llega el dinero procedente de una institución que, a su entender, autoriza el asesinato de seres humanos. Deduje que si yo estuviera en su lugar, y además tuviera sus creencias, al mismo tiempo que daba a conocer la campaña haría público que, en un ejercicio de coherencia, la Iglesia católica renunciaba a recibir cualquier compensación económica del Estado español, al menos mientras que se mantuviese la legislación sobre la interrupción del embarazo, no sólo la que está por venir, sino la ya existente.

Ya sé que no obtendré respuesta a esa incoherencia de los obispos, pero mientras mantengo esta duda, me pregunto también por qué nunca se colocan en el lugar de las mujeres, por qué les niegan la capacidad para decidir en una cuestión de tanta importancia como esta, quizá porque aún sigue abierta la pregunta que se formulaba en una poesía anticlerical de 1893: “¿Quiénes son esos teólogos,/ pontífices, ulemas y santones,/ de todas las iglesias y opiniones,/ que a los mortales explicar pretenden/ glorias y arcanos que ni ven ni entienden?” .

José Luis Casas Sánchez es profesor de Historia

Anónimo dijo...

La soledad
JUAN JOSÉ MILLÁS 20/03/2009
EL PAIS
(fragmento del artículo publicado)

Estamos solos. Los usuarios del Estado estamos solos. La Iglesia lo sabe y ataca. La Iglesia jamás ha excomulgado a un violador (tampoco a ninguno de sus pederastas), pero se ceba en una niña violada. ¿Por qué no una publicidad en la que aparezca la niña violada y excomulgada (dos veces violada, cabría decir) junto a su agresor? ¿Y los derechos de ella? Cuando la gente se queda sola, las sectas avanzan, las hermandades crecen, la oscuridad progresa. Las sectas miden al milímetro cada uno de sus movimientos. Saben cuándo atacar y cuándo retirarse. Y aunque no son demócratas, se aprovechan de la democracia. Por eso la Iglesia no había hecho hasta ahora ninguna campaña contra el aborto...

artículo completo:
http://www.elpais.com/articulo/ultima/soledad/elpepuopi/20090320elpepiult_1/Tes

Anónimo dijo...

EL PAIS
EDITORIAL 19/03/2009
Mensaje sin preservativo
El rechazo del Papa a la protección más común al contagio del sida es peligroso e irresponsable



El papa Benedicto XVI ha aterrizado en Camerún alertando contra el uso del preservativo. Para el Pontífice, el sida no se combate con la distribución de ese protector del contagio, que, al contrario, "aumenta el problema". No es la primera vez que el Vaticano clama contra el uso del condón. Pero insistir en ello, en la primera visita de Ratzinger a África, llena de estupor y congoja. La peor pandemia conocida es especialmente virulenta en los países más pobres de ese continente, donde se concentran 22 millones de personas infectadas, el 67% del total. En algunos de ellos, el sida ha recortado la esperanza de vida en 20 años y está frenando su desarrollo. Sólo en Camerún hay casi medio millón de infectados y 300.000 niños huérfanos a causa del sida.

Nadie, salvo la Iglesia católica, es capaz hoy en día de negar la eficacia del uso del preservativo para prevenir la transmisión del virus del sida. El mensaje del Pontífice es especialmente irritante si se tiene en cuenta el esfuerzo que realizan los Gobiernos locales y los organismos multilaterales para frenar la expansión del virus. Entre sus principales recomendaciones está el uso del preservativo. No es extraño que países como Francia manifestaran ayer su preocupación por las consecuencias de este nuevo arranque de Ratzinger.

Detrás de un mensaje tan irresponsable se esconde la confusa relación de la jerarquía católica con todo lo relacionado con el sexo. Roma defiende la abstinencia incluso dentro del matrimonio, como único medio para impedir la transmisión del sida. ¿Se refiere el Papa al peligro de la promiscuidad cuando dice que el preservativo sólo aumenta el problema? Tras atacar el uso del condón, el Pontífice ha abogado por "una humanización de la sexualidad"; como si fuera la protección lo que la deshumanizara.

La jerarquía de Roma sigue dando la espalda a los problemas de la sociedad. No es de extrañar que pierda fieles cada día, a pesar de la encomiable labor que realizan muchos creyentes y religiosos, y especialmente en África, continente que necesita recursos sanitarios y preventivos, como el condón, para frenar esta sangría. Que a estas alturas algún vaticanista apunte como avance que el Papa haya mencionado por vez primera la palabra "preservativo" da la medida de hasta qué punto del tren de Roma quedó atascado en algún oscuro túnel del pasado.

Marcos Ortega dijo...

me da tanto miedo que est gene siga pululando a sus anchas por aquí...

Carina Felice dijo...

Que peligroso y patetico alguien tan tan acronico, con tanto Poder.
Muy bueno tu abordaje, felicitaciones y un abrazo desde Buenos Aires.