miércoles, 7 de julio de 2010

el panzer alemán, de retirada

En una partida en la que jugaba de farol y con las cartas marcadas, la banca alemana ha tenido que recular en sus ataques especulativos para provocar el tan ansiado rescate de la economía española.

A mediados de junio, la CNMV (organismo regulador español de los mercados de valores) emitió una circular por la que se obligaba a hacer públicas todas las operaciones de venta en corto con títulos cotizados en las bolsas españolas (apuestas a la baja en la cotización de un valor, mediante la venta masiva de los mismos – incluso sin tenerlos- para recomprarlos después a precio inferior y obtener un sustancioso diferencial).

Cinco días después de la entrada en vigor, el deutsche bank aparecía en el top del ranking especulativo con operaciones a la baja en valores españoles por más de 800 millones de euros.

Mientras el deutsche bank quedaba retratado como principal especulador, esos mismos días la prensa alemana ayudaba a su banco publicando rumores falsos insistiendo en que la economía española iba a ser rescatada y que la Unión Europea estaba preparando esa medida; incluso el gobierno alemán con sus silencios y medias verdades alentaba aún más la especulación.

En el último Consejo Europeo, bajo presidencia española, las cartas se pusieron sobre la mesa. España iba a publicar los tests de resistencia que se habían hecho sobre la banca española y en los que se demostraba que el sistema financiero español era uno de los más sólidos en Europa. El gobierno alemán, que se había opuesto tajantemente a publicar los resultados de los test similares realizados a la banca alemana, tuvo que dar su brazo a torcer: no querían reconocer que los bancos alemanes no son tan sólidos como daban a entender.

A partir de ese momento la presión sobre la economía española y su deuda soberana amainó de manera notable.

Hoy en un comunicado remitido a la CNMV, deutsche bank da marcha atrás en su estrategia especulativa contra España y asegura que “después de llevar a cabo una exhaustiva revisión de sus intereses económicos en valores cotizados en el mercado español, deutsche bank anuncia que no ha mantenido ni mantiene ninguna posición corta superior al 0,2%, desde la entrada en vigor”. Con el mayor de los cinismos asegura que su estrategia se ha debido a “meras equivocaciones en los cálculos y una serie de comunicaciones de apuestas incorrectas” y “reitera su compromiso a largo plazo con el mercado español”.

Por cierto, ¡ánimo a la roja y a por ellos!
p.d. les dimos bien!!!

1 comentario:

Marcos Ortega dijo...

Parece que hoy no es el único panzer alemán que se retira jejeje