lunes, 12 de julio de 2010

España, campeones del Mundo


Juego limpio y espíritu de equipo, estas son las credenciales que han llevado a La Roja a lograr la hazaña que todos festejamos desde ayer: ganar la primera copa del mundo de fútbol.

Los jugadores de la selección han sabido representar esa realidad multicultural y cohesionada que es España. A un lado han quedado disputas nacionalistas e intransigencias centralistas. La selección ha jugado como lo que es: el equipo de un gran país que cuando quiere trabajar en común consigue todo lo que se propone.

Gracias, nos habéis dado una lección de grandeza y humildad.


1 comentario:

Marcos Ortega dijo...

y que lo digas, representan la españa que queremos todos.