viernes, 30 de abril de 2010

¿Quién vigila la independencia de las agencias de rating?

La bajada en la calificación de la deuda pública soberana de España por parte de la agencia de calificación standard&poor's precipitó el nerviosismo de los mercados españoles y la seguridad de la viabilidad de la zona euro en el resto de los mercados del continente.

Mientras, al otro lado del atlántico, los hedge funds y los bancos de inversión norteamericanos, responsables de la crisis financiera internacional, se frotan las manos ante la posibilidad de la quiebra del euro y los miles de millones que puedan ganar con esta jugada.

Las calificaciones de estas agencias de rating se han convertido en piedra angular para evaluar la buena o mala marcha de un país, a la par que el sistema financiero retroalimenta con sus especulaciones las opiniones de éstas.

¿Qué son las agencias de rating?
Las agencias de rating o de regulación son empresas privadas cuya función es analizar, en base a modelos matemáticos complejos, la rentabilidad y el riesgo de los instrumentos financieros que empresas, instituciones o gobiernos pretenden llevar a los mercados para financiar sus actividades. Entre estos instrumentos o productos nos encontramos con deuda pública soberana, pero también productos financieros que estuvieron de moda antes de la crisis: productos estructurados vinculados a hipotecas de dudoso cobro o 'subprime'. Por estas agencias pasaron los letales virus de la crisis financiera y económica que vivimos en la actualidad con toda crudeza: no fueron detectados (o no quisieron); es más, fueron recomendados y altamente calificados.

El cliente (americano) siempre tiene razón…
En sus calificaciones, estas agencias tienen altos incentivos; cuanto mejor rating, el cliente queda más satisfecho, y el volumen de negocio que han manejado con los productos estructurados ha sido enorme. No es casualidad, por tanto, que en muchas ocasiones, ejecutivos de las principales agencias de rating como s&p, moody´s o fitch acabaran siendo fichados por las entidades financieras de wall street. No resulta difícil que estas agencias caigan en un conflicto de intereses con consecuencias definitivas en el clima de confianza y en los mercados. Si su volumen de negocio con EEUU es superior que el que tienen con Grecia, Portugal, Irlanda, Holanda, Italia y España, ¿por qué productos van a decantarse en sus exámenes? ¿Y si además ayudan a eliminar al principal competidor del dolar: el euro?

¿Qué hacer con estas agencias?
La Unión Europea discute un reglamento para controlar el excesivo poder de estas empresas. Con la parálisis y poca voluntad política de los líderes europeos, cuando la reglamentación sea aprobada por los 27 ya no habrá Unión que proteger: ¡ha muerto el euro, viva el dolar (con permiso del yuan chino)!

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Que calificación darían estas sapientísimas agencias al quebrado estado de California (EEUU) con más de 26.000 millones de dólares de deficit público y que se han visto obligados a emitir pagarés para hacer frente a los pagos con proveedores, contribuyentes y empresas, ¿son estos mejor o peor que Grecia?
¡Manipuladores!

Anónimo dijo...

Yo creo que ya va siendo hora que se empiecen a pedir responsabilidades a estas empresas privadas cuyo beneficio se obtiene precisamente de calificar a otras. Recordemos que estas mismas empresas son las que califcaban a Lehman con AAA el fin de semana de su quiebra. Vamos a empezar a poner a cada uno en su sitio en esta crisis. Las compañias de rating son uno de los principales culpables. La gente invierte y especula al calor de sus "recomendaciones basura".

Marcos Ortega dijo...

Si la unión europea levantara la cabeza...

Anónimo dijo...

Moody´s: ex analistas admiten presiones para disfrazar notas a activos de riesgo
Hora : 2/6/2010 Fuente : Reuters
NUEVA YORK, jun 2 (Reuters)

Ex analistas de Moody´s dijeron haber sentido presión de sus jefes, obsesionados con la participación de mercado, para asignar calificaciones bondadosas a productos de deuda riesgosos antes de la crisis financiera global, según un testimonio publicado el miércoles.

Pero el actual presidente ejecutivo de la agencia calificadora defendió el modelo de negocio y dijo que ellos no pueden evitar que un instrumento se venda en el mercado.

Tres ex funcionarios de Moody´s Corp describieron un ambiente de intimidación y temor en su trabajo en los comentarios elevados a la Comisión de Investigación de la Crisis Financiera, que sostiene una audiencia en Nueva York.

Este miércoles se presentará el presidente ejecutivo de Moody´s, Raymond McDaniel, y el legendario inversionista Warren Buffett.

Buffett, cuya empresa Berkshire Hathaway Inc es uno de los inversores más grandes en Moody´s, no proveyó un anticipo del testimonio escrito.

Nombrada por el Congreso para descubrir las causas que llevaron a la crisis financiera del 2008, la comisión está investigando a las agencias de calificaciones y cómo los inversores las usan.

Se espera que emitan sus conclusiones sobre qué provocó la crisis el 15 de diciembre.

En sus comentarios preparados, el ex vicepresidente de la ex unidad de derivados de la firma, Mark Froeba, dijo que la compulsión de la gerencia por ampliar la participación de mercado dejaba claro que los banqueros de inversión efectivamente controlaban a los analistas.

Dijo que los banqueros empujaban a los analistas a otorgar altas calificaciones para deuda que no lo merecía.

"Esencialmente, usaron la intimidación para crear una población dócil de analistas temerosos de enojar a los banqueros de inversión y listos para cooperar", dijo Froeba, quien dejó Moody´s en el 2007 después de trabajar allí por 10 años.