jueves, 19 de noviembre de 2009

El triunfo de la mediocridad frente al idealismo


En estos tiempos en los que la mediocridad triunfa en todas las esferas sociales conviene recordar lo que escribió allá por 1913 el filósofo Giuseppe Ingegneri. En su ensayo “El hombre mediocre”, analizando la naturaleza humana, distingue entre el hombre mediocre y el idealista asociando la descripción de cada uno de ellos en relación a la historia, la sociedad y las ideas.

Para este filósofo los ideales, representan la consecuencia más grande de la acción de usar la mente, de pensar. Los ideales marcan el progreso. La mediocridad es la incapacidad de tener esos ideales. Es la excesiva prudencia de los mediocres la que paraliza las iniciativas de cambio más productivas.

El hombre mediocre es una persona incapaz de usar su imaginación para forjar ideales que le planteen un futuro por el cual luchar. Es una persona que se vuelve sumisa. Se convierte en parte de un rebaño o colectividad, a la que no le cuestiona las acciones, sino que sigue ciegamente. El hombre mediocre como es un ser sumiso, manejable, ignorante, sin personalidad; vive según las conveniencias. En su vida complaciente se vuelve vil y escéptico, un cobarde. Un hombre mediocre no acepta nuevas ideas, distintas a las que ya ha recibido por herencia.

El filósofo también caracteriza al hombre idealista. Lo expone como una persona capaz de usar su imaginación para crear ideales genuinos, seguir ilusiones y está en continua evolución porque se ajusta a las variaciones de la realidad. Es un ser único y original que no se deja someter por dogmas sociales ni morales, contribuye con sus ideales a la evolución social, es un hombre soñador, culto y entusiasta.

Sin los idealistas no habría progreso en una sociedad. El idealista tiene su propia verdad; no se mueve por juicios complacientes, el hombre idealista piensa por sí mismo.

Cogito ergo sum

4 comentarios:

Ed dijo...

Creo que seguiré siendo un idealista!!! Gracias Felipe por tus palabras... Nos vemos pronto en Madrid.
Ed

Marcos Ortega dijo...

Y sin embargo sigue sin llegar a quien tiene que llegar...

Anónimo dijo...

I wish not acquiesce in on it. I over polite post. Especially the title attracted me to read the unscathed story.

Anónimo dijo...

Genial brief and this mail helped me alot in my college assignement. Thank you as your information.