miércoles, 15 de julio de 2009

Oímos y no escuchamos… en busca de criterio propio



De forma consciente, ¿o no?, gran parte de lo que escuchamos no se procesa en nuestro cerebro. La mayoría de las veces tendemos a evitar la información que contradice lo que ya pensamos.

Por regla general, la mayoría prefiere validar sus opiniones con otras semejantes antes que buscar la certeza sobre las mismas; y esto nos lleva a tomar decisiones equivocadas por basarnos en información equivocada: es lo que en psicología se llama “percepción selectiva”.

Se tiende y atiende más a aquellos puntos de vista que apoyan el nuestro; por eso siempre leemos un determinado periódico, escuchamos una cierta cadena de radio, vemos principalmente una cadena de televisión o votamos siempre al mismo partido político. Parece que nuestro sistema cognitivo tiene tanto que hacer que solo realiza el esfuerzo de escuchar otras posturas e incluso cambiar de opinión cuando realmente es importante.

¿Qué es importante?

Tener que defender en público las ideas propias, requiere conocer las de los que opinan en contrario para poder rebatirlas (o asumirlas), y para eso es necesario tener una mente abierta. ¿Abres la tuya?

3 comentarios:

Eduardo López-Collazo dijo...

Muy bueno el comentario de hoy Felipe.

Un abrazo, Ed.

La paciente nº 24 dijo...

De par en par.

Marcos Ortega dijo...

Si es que nuestro propio cuerpo juega en nuestra contra,,,