viernes, 14 de noviembre de 2008

En tránsito: hacia un nuevo modelo económico.



Este fin de semana los líderes de las economías más desarrolladas y potencias emergentes se reúnen para obrar el milagro. Algún que otro aprendiz de brujo habla de “refundar” (sobre bases viejas) el capitalismo y muchos fervientes neoliberales ya están rebuscando en sus armarios la chaqueta de pana socialdemócrata que los abrigue del frio polar que corre por los mercados financieros: más de lo mismo.

Sin grandes sorpresas, se espera que “papá Estado” arregle los desaguisados del “niño malo” (mercados financieros); es decir, que paguemos los de siempre. En época de bonanza, ningún sistema de supervisión financiero de los países que forman parte del G-7 se han preocupado por dotar provisiones crecientes para épocas de recesión; la excepción, España (que irónicamente aún no forma parte). Muy al contrario, los mercados financieros han vivido una verdadera orgía consumista de capital de tal modo que el crédito (originado por la ingeniería financiera) no respondía a ningún tipo de criterio prudencial.

Los líderes de la Unión Europea (gigante económico, enano político) que nos representan harán valer sus cartas: ¿la hiperactividad adaptativa de Sarkozy, la flema financiera de Brown, la racionalidad regulatoria de Merkel, la prepotencia capitalista de Berlusconi y el talante social de Zapatero lograrán que esta vez el sistema evolucione?. Obama, mediante.

1 comentario:

simsible dijo...

Estos tiempos de zozobra bancaria me traen las sabias palabras del espabilado neoliberal neoconservador postsocialdemócrata que rezan: "lo mío es mío pero mis deudas son de todos"