jueves, 3 de septiembre de 2009

Cómo ser inmensamente rico y pagar muy pocos impuestos



La derecha política y mediática española anda estos días crispada ante la posibilidad de que el Gobierno proceda a una subida de los impuestos que gravan el ahorro. No están por la labor de que los ricos tengan que ayudar a los más perjudicados por esta crisis económica: la crisis no puede afectar a todos por igual, ¡faltaría más!

Los ricos se hacen aún más ricos, pagando muy pocos impuestos, de acuerdo con la legislación vigente en España. Esto se consigue a través de las denominadas SICAV.

Una SICAV es una Sociedad de Inversión Colectiva de Capital Variable. Si un rico, obtiene plusvalías en sus operaciones de capital paga un 18% (como el resto de ahorradores menos pudientes), pero si lo hace con una SICAV paga el 1%.
¿Qué hace falta para tener una SICAV? Pues tener, como mínimo, un capital de 2.400.000 € y conseguir juntar 100 socios. La primera condición es muy fácil para muchos de estos ricos, pero la segunda parecería imposible: ¡poner de acuerdo a 100 personas! Lo cierto es que existen aproximadamente 3.500 SICAVs en España que se estima operan con unos fondos de 25.000 millones de €.
¿Pero cómo consigue uno de estos ricos ahorradores constituir una SICAV sin que le hagan la vida imposible los 99 accionistas necesarios legalmente? Muy sencillo: los 99 accionistas los pone el banco donde el rico ahorrador tenga depositado su dinero.

¿Quiénes son estos generosos 99 accionistas que se prestan alegremente a ayudar al rico ahorrador a constituir su SICAV? Todos son empleados del propio banco a los que “se les pide el favor” de formar parte de esa SICAV (y de muchas otras). En el argot bancario a esos partícipes se les llama “mariachis”. El banco, obviamente, hace su trabajo legalmente y cobra jugosas comisiones de gestión.

¿Ventaja?: esos millones puestos en una SICAV pagarán sólo el 1% de las plusvalías que obtengan, en lugar del 18% que pagamos el resto de los contribuyentes por lo poco que generan nuestros ahorros (el que los tenga).

Encima hay que escuchar al dirigente de la patronal empresarial que hay que bajar los salarios de los trabajadores acorde con la caída del IPC para relanzar la economía, ¿no se les cae la cara de vergüenza?

7 comentarios:

Marcos Ortega dijo...

y mientras tanto la prensa en la despensa... como siempre...

Felipe dijo...

Ja,ja,ja, muy bueno el pareado, Marcos.

Premio consuelo para Lucía Folino dijo...

Y mientras la prensa oculta y miente alentando la bipolaridad del extremismo bélico nosotros seguimos tipeando letras, para que las escuche Dios.

emanuela dijo...

Esta cosa de las Sicav nunca la habia oido, y me parece muy fuerte.
Los bancos no acaban de sorprenderme - y de indignarme.
Lo de los bancos "eticos" es otra mentira o existe una alternativa al sistema?
Cambiar la ley, bueno, en el proximo mundo.

Mixha dijo...

Nunca había enterado del SICAV, vaya locura todo esto,
un abrazo

fenix dijo...

Muy acertado el comentario Felipe.
Ya habia oido algo sobre las sicav, pero tu informe me ha abierto los hasta el punto que he quedado pasmado. Como puede haber tanta hipocresia y desverguenza el el PP para decir que atacar a las SICAV es atacar a los trabajadores.
Esto hay que verlo para creerlo

fenix dijo...

Muy acertado el comentario Felipe.
Ya habia oido algo sobre las sicav, pero tu informe me ha abierto los hasta el punto que he quedado pasmado. Como puede haber tanta hipocresia y desverguenza el el PP para decir que atacar a las SICAV es atacar a los trabajadores.
Esto hay que verlo para creerlo