jueves, 21 de mayo de 2009

Un “vergonzoso catálogo de crueldad” destapa las miserias de la Iglesia Católica



Miles de niños sufrieron abusos sexuales en colegios y orfanatos católicos en Irlanda


Tras casi diez años de investigación, ayer se conoció un demoledor informe que pone en evidencia el abuso sistemático contra miles de niños en colegios y orfanatos de Irlanda regentados por la Iglesia católica. Hay testimonios de que al menos 2.000 de los 35.000 niños que se educaron en estos colegios sufrieron entre los años 50 y los 80 “abandono, abusos físicos, sexuales y emocionales" en múltiples instituciones de la Iglesia católica en Irlanda. Las autoridades ignoraron durante años los abusos y la jerarquía católica trató de ocultarlos.

El informe, además de constituir un “vergonzoso catálogo de crueldad”, según ha reconocido el cardenal y líder eclesiástico Sean Brady, pone de manifiesto que Iglesia católica irlandesa conocía el abuso "endémico" al que eran sometidos diariamente miles de niños. Durante tres décadas los sacerdotes irlandeses alentaron palizas, protegieron a sus miembros pedófilos, y dejaron que los niños pasaran hambre.
La gran mayoría de las personas que durante esta época estudiaron en reformatorios, escuelas industriales y casas de trabajo católicas vivieron aterrorizados debido a las palizas que, con la intención de provocarles el mayor daño posible, les propinaban con saña los funcionarios eclesiásticos.

Me repugna y asquea que este tipo de abusos y comportamientos no remuevan los cimientos de la moral católica en Irlanda y no menos en el resto de países donde aún persisten comportamientos similares.

Aun recuerdo, aquí en España, como nos adoctrinaba el profesor de religión: “la letra, con sangre entra…”, no quiero pensar lo que sufrieron nuestros padres en la posguerra bajo el nacionalcatolicismo imperante.

Algún día esto se acabará

4 comentarios:

Felipe Postigo dijo...

No hay que remontarse tan atrás Felipe. Ni a la época de nuestros padres ni a latitudes tan lejanas como Irlanda. Cosas similares ocurrían aquí, no hace tanto. Y lo peor es que muchos de nosotros conocemos los hecho, a las personas implicadas y los lugares concretos donde ocurrían. No lo se; quizá correr un tupido velo, sea lo mas correcto que se puede hacer ya, pero a veces escuchar a algunos hablar de la persecución que sufren, gritando loas por las libertades y proclamando a los cuatro vientos la gran labor social que desarrollan, es, por decirlo de una forma suave, intolerable.
Un saludo

Anónimo dijo...

Obsceno, sin duda, Felipe. Y a todo ello hay que añadir la sutilidad femenina de las monjas (te podría escribir una tesis), especialistas en minarte la autoestima -sin tocarte un pelo- a base de maltrato psicológico, comparando constantemente unas niñas con otras, intentando convertirte en una perfecta frígida histérica (eso sí, también perfecta ama de casa), ridiculizándote delante de tus compañeras por estupideces,... en fin, un largo listado de lindezas de "caridad cristiana".
Maria Bonastre (Barcelona)

dr. kantu dijo...

son 253 casos denunciados...de 25 mil que han pasado por los orfanatos.Es el 0.01% de los que se han beneficiado...
es poco objetivo, my muy tendencioso.

Anónimo dijo...

Kantu, el problema SIEMPRE es que nadie lo denuncia por miedo y represalias, esa estadística es completamente infame. Estamos hablando de un país desarrollado y democracia occidental, no quiero ni pensar que puede ocurrir en los paises africanos más pobres.